20.11.17

ABÁNICO

Por aquellos días, fui vendido a una reina egipcia
maltrecha
exiliada siempre
vivía en rendijas de aire
y yo la llevaba en el baúl del auto
en donde ahora repta de forma acolchonada.

Servirla 
era el deber al que me había encomendado, 
en defensa de la belleza
y el reconocimiento de los nuestros
¿cómo podemos pintar mandálico
si nos repudian en la calle.

¿por qué estás nerviosa
dice,
la religión que nos afilia
en lo que alcanzamos a comprar,
entre el golpe de lo que está disponible
y la fuerza de lo prometido
que vuelve en forma de sonrisa tonta
y ojos húmedos. 

ataques al síntoma.

por ahí estas triste
porque te pasan cosas feas, silba.


31.8.17

EL DESBALANCE QUE PRODUCE EL PESO DE UNA PLUMA (EN UN ALMOHADÓN SINTÉTICO)

1.

Un día encontraste una mujer hermosa y le pusiste una cadena en el cuello.


2.

Solían pasear los dos por la Adolfo E. Dávila porque ahí, pasando La Gabriela,
la habías visto.


Encontraste una hermosa mujer y le pusiste una cadena en el cuello.


3.

Un día la mujer dijo.
―No puede ser.

Sintió como si fuera una mano invisible la que agarraba. Una mano invisible y molesta.
―No puede ser.
Y lleno con strasses cada parte del acero haciendo que sus cadenas brillaran.

La mano que lleva la correa sintió el cambio de peso
¿hace cuánto caminaba así? cuánto tiempo más tendría que seguir esa dirección, decidir en realidad, una dirección que ya estaba decidida y pretender que era su orden, como un jefe obediente.

Que cansancio.


4.

Dejaste de apretar la cadena. Cuando la mujer se estiró a oler un naranjo, en flor, la cadena terminó por correr, correr suavemente, hasta que el último eslabón cayó de tus manos.


Se alejó de forma suave, como se mueve un cuerpo que no quiere despertar a otro con el que comparte cama. Siguió moviéndose de forma suave, muy diferente a la euforia victoriosa con la que había sellado la cadena y ella había saltado contra su pecho.
La mano que antes tenía la correa estaba transpirada, un poco más que la otra. Y latía un poco más que la otra. Única diferencia. 

Mirando al frente, dobló por la Santa Fe, rogando no oír tras de sí los pasitos de la mujer-perro.


Jess

8.7.17

REEMPLAZO

Trajeron un perrito.
El perrito era una perrita.
el problema con las perras
es que tienen
perritos
nadie las quiere
nadie las quiere
nadie las quiere
dice
mi mama.

Blanca y negra.
Más blanca que negra.
Anda toda marrón
de sucia,
persigue su cola
durante horas,
ahí es cuando
más se le marcan las costillas.

A veces la sorprendemos
golpeándose la cabeza
contra la galería.
Tiene los ojos húmedos.
me da una lástima,
dice mi hermana,
ahora le toca
a ella.



11.5.17

ACTOS

Primer encuentro

Cómo lo conocí.
Me acerqué y le dije.
¿Te gustan las chicas?
-¿parezco gay?
-sí.
Sonrío.

Por qué caminás sola de noche.
podrías aceptar mi plata, 
aceptala, 
me sentiría más tranquilo.

Ese no es mi problema.
Camino de noche 
porque me hace sentir libre.
Confío en las personas.
Los trabajos me hacen más mierda
que la calle.
Me viola mi novio, 
no un extraño. 

Esto último no lo dije.


Segundo encuentro

Te beso en la cañada con los reflejos de los autos.
Tenés una guitarra
y yo nací desafinada. 
Despacito
con mucho amor, 
me enseñar a cantar
o sea, me haces creer que yo puedo cantar
y se me va cayendo
Chelsea Hotel
Tengo 29
vos 22.
Tu cuerpo es delgado, 
como me gustaban los chicos en el secundario.
Delgados y altos.
El exceso, quizás, 
la idea de la fragilidad y la fortaleza
más perfecta que existe.


(
O porque sí, 
porque la humedad no se cuestiona.
)


El segundo encuentro no se produce, 
en lo llamado
realidad.


EXPLICACIONES



Hola amor,

que será lo que hacemos tan mal.

porque lo hacemos todo el tiempo. 


10.4.17

HISTORIA DE LA FEALDAD, LA BELLEZA, LA HUMANIDAD

El primer libro era
sobre el desencanto.
Una expectativa genera una reacción fisiológica,
que,
después, si el hecho esperado no se presenta.

O, el horror, si ningún hecho se presenta.
Genera desilusión,
incluso si lo esperado es malo.

Sobretodo si lo esperado es malo.

El segundo libro
trata la perfección.
Dice: no es que la perfección
no exista,
sólo
que es insoportable.
Para los humanos
es, lisa y llanamente,
angustiante.
Quieren morder gatitos bebés,
matan a sus parejas.

Lo mejor es que siempre falte algo.
Sí no sabemos que es, mejor.
Así especulamos, hacemos política.
Creamos hermosos mundos
que,
no importa a que costo,
que no importa a que terrible costo,
nos necesitan.



26.2.17

MI PLAN DE SÁBADO


En el silencio que cae y no en el daño,

caídos nos miramos
sin decirnos nada.

Existe una persona
que puede mirar a otra:
¿sin decir nada?

Ver ojos sin brillo 
habla de muerte.

Ver esos ojos sin brillo
con un cuerpo moviéndose,
habla de película gore.

¿Te abraza más en esas películas?
Mi amor, mi amor, mi amor
oh, nou! ¡¿que ha sucedido amor?!

detalle de una pintura

LUIS XIV: el deseo soy yo

Me gusta escribir en los papeles que tengo
en facturas derrotadas
en renuncias de trabajo
que voy acumulando.

Ir al correo
es algo tan exótico
"motivos personales"
ese mecanismo
no se me ocurre otra ocasión para emplearlo.

Entre mis pasatiempos:
renuncio trabajos,
lastimarme a pensamientos.
Escribo sobre los diarios con destino-asado,
encima de los exámenes-ginecólogo.

Jamás en el cuaderno asignado.
No me sorprende.
Direccionar el deseo
es el triunfo más triste de todos.

Ayer el corto que vimos decía
"la distancia es el deseo,
la consumación su desaparición"

Mi única pretensión
fue conocerme rodando mi lengua
por tu cuello salado
para decir. No, decir, no.
¡saber!: sí, claro,
así fue desde siempre y para siempre,
desde el había una vez en el tiempo,
todo tiene sentido
y yo soy todo.





4.2.17

BONANZA

Se siente hermoso.
Como si le hubiera robado a la vida.
Como si la vida abriera para nosotros.
Brindamos como de aniversario,
con besos para vueltos de la guerra,
riendo como borracho de catorce años.

Comiendo papas con cáscara, cortadas grueso con romero.
Le tiraste un chorrazo de aceite de oliva
era claramente la manteca-techo,
tirar plata como los negros, romper platos griegos

baldear el asfalto en La Rioja.
La otra mejilla pero de otra persona.



9.1.17

MOVIMIENTO

Algún día
viste un río descarrilar
un río nacer
un río contenerte
un río caerse, derramarse
profundizarse
amarronarse
alguna vez haz visto un río.

Me acuerdo
tenía tanta ganas de bailar
ganas de bailar
ganas de bailar
bailar no es estar bien
pero es querer estarlo
como un abanico que se cierra a cortaplumas
preparados, listos, ¡antes!